SURT AL CARRER! 15-05-11

    

El próximo 15 de mayo del 2011 os animamos a todos a uniros a esta iniciativa ciudadana. La manifestación en Barcelona saldrá de Plaça Catalunya a las 18h y hará un recorrido que finalizará en el parc de la Ciutadella. Para más información consultar la web: http://democraciarealya.es/ o el evento en Facebook: http://www.facebook.com/event.php?eid=199787633376457

Desde A.E.S.A. adherimos el manifiesto presentado y os animamos a todos, en calidad de ciudadanos, a mostrar vuestra indignación para pedir un cambio de rumbo en las políticas que se están implementando.

¡Unidos podemos conseguirlo! ¡Nos vemos el 15 de mayo!

Anuncios

Privatizar NO es rentable

En la fiebre neoliberal que se extiende por todo el mundo occidental una nueva oleada de privatizaciones se avecina. Cameron, primer ministro británico, ya ha anunciado que privatizará todos los servicios públicos. Existe un cierto consenso entre los liberales (y no tan liberales) en afirmar que las empresas públicas y los servicios públicos son ineficientes y que la gestión privada es más deseable, más rentable y mejor para el consumidor. Como los liberales sólo se quedan en un plano teórico donde todo funciona es hora de recordar, con la prueba empírica, el error en el que se encuentran. Utilizaremos unos cuantos ejemplos ilustrativos para observar qué pasa cuando se privatizan empresas públicas.

Empezaremos con el Reino Unido, ya que han sido los primeros en anunciar la privatización de TODOS los servicios públicos.

British Rail era una empresa pública de ferrocarriles  que hasta el año 1996 dependía de los presupuestos generales del Estado. Aún así, desde la llegada de Margaret Thatcher suponía una molestia por su escasa rentabilidad y por lo tanto progresivamente se le fueron cortando las ayudas públicas. Hay que recordar que hasta 1948 era privada pero el aumento del transporte privado por carretera hizo quebrar todas las compañías de ferrocarril en prácticamente toda Europa (que estaban endeudadísimas por este fenómeno) lo que obligó la nacionalización de las mismas por parte de los diferentes gobiernos.

Bien, en el año 96 los franceses tenían previsto invertir en sus ferrocarriles 21 libras per cápita, los italianos 33 y los briánicos 9. John Major decidió entonces privatizar la compañía en partes; las líneas a compañías operadoras de ferrocarril, el equipo rodante a otras empresas, los raíles y estaciones a una nueva empresa llamada Railtrack.

En teoría, las compañías ferroviarias competirían por las líneas lo que incrementaría la eficacia y bajaría los precios. Olvidaron que un itinerario de tren (y el horario mismo del tren) es un monopolio natural.

Todo el mundo entonces quiso reducir gastos como fuera y aplazar tareas no rentables o intensivas en mano de obra. Railtrack se gastó mucho dinero en decorar las estaciones, descuidando los raíles. El resultado final de tanto “libre mercado” en los ferrocarriles ha sido el siguiente: solo en el año 1999 en Gran Bretaña 33 muertes en accidentes ferroviarios, así como varios descarrilamientos (por ejemplo el de octubre de 2000 al norte de Londres cerca de Hatfield donde murieron 4 pasajeros). Los TGV franceses (gestionados públicamente) entraron en servicio en el año 1981 y solo han sufrido 4 descarrilamientos. Los usuarios de los ferrocarriles ingleses pagan las tarifas más altas de Europa por uno de los peores servicios. Otro ejemplo: el trayecto de París a Marsella tarda algo más de 3 horas, de Londres a Pitlochry (en Escocia distancia parecida a la de Paris-Marsella) se tardan más de 7 y cuesta el doble.

Por otro lado, como las acciones de Railtrack cayeron de 18 libras a 3,5 no había capital privado disponible para reparar los daños en las vías, lo que obligó al gobierno a invertir nuevamente en los ferrocarriles ingleses. Y ahora los contribuyentes pagan más o menos lo mismo que un francés pero con un servicio bastante deplorable por culpa de la gestión privada.

Una vez observado el triunfo de la empresa privada en los ferrocarriles ingleses vamos a observar que pasó en España con la liberalización de los sectores energéticos, carburantes, telecomunicaciones y transportes. Estos sectores eran antes de la desregulación monopolios estatales (Telefónica, Iberia o Campsa) u olipolios (como el eléctrico). La teoría neoliberal aseguraba que sin regulación habría una competencia entre los operadores para conseguir precios más bajos y mejores servicios con mayor calidad. Veamos cuál es el estado actual de las cosas según los diferentes estudios (como el último estudio de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), publicado en diciembre):

-Abonamos por navegar en internet un 21% más que la media de la Unión Europea (Télécom en Francia sigue siendo pública y un monopolio)

-Pagamos un 7% más en gasolina que nuestros vecinos europeos (no están incluidos los impuestos, se dice bien MEDIA, todos sabemos que en GB o Francia pagan aún más)

-Pagaremos ahora un 4% más por el gas

-La luz se ha encarecido un 50% en los últimos 8 años, para enero ya subieron las tarifas un 11%.

Recordemos que el poder adquisitivo de los ciudadanos españoles es menor que el de la media europea.

El portavoz de Facua Consumidores en Acción, Rubén Sánchez, afirmó que “en todos los sectores donde un gobierno de España ha puesto la mano de la liberalización, al usuario se le ha perjudicado enormemente”. También concluye lo mismo el presidente de la Unión de Consumidores de Andalucía (UCA/UCE), Juan Moreno , cuando afirma que “la mayoría de las expectativas que teníamos los consumidores sobre el proceso de liberalizaciones no se han cumplido”. Pero vamos a ser justos, el precio solo ha perjudicado al consumidor medio normal, como se señalaba en el periódico PÚBLICO: “Las liberalizaciones funcionan, pero no para todos. Al final, sólo los grandes se benefician de ellas por que, por ejemplo, como explican desde Sedigas, la patronal de las empresas gasistas, el 57% de los usuarios (las grandes industrias) consume el 95% del suministro, mientras que los pequeños, el sector doméstico, sólo el 5%. Es difícil, pues, que sean capaces de captar la atención de los operadores, concentrados en obtener sus beneficios en otra parte.”

En efecto, las privatizaciones sólo han beneficiado a unos pocos, los de siempre, a las grandes empresas. Ya nadie se acuerda de las clases medias y trabajadores, consumidores habituales, que tienen que soportar tarifas mucho más elevadas que antes para que las grandes empresas paguen menos.

Este artículo solo ha señalado lo poco rentable en términos económicos que suponen las privatizaciones, porque si nos paramos a analizar en términos sociales y de bienestar del conjunto de la comunidad no acabaríamos nunca. Privatizar la sanidad o la educación como se está planteando ahora puede ser un desastre social. Y lo sería también en términos económicos, pues si se privatiza la educación ya no todos podrán acceder a ella lo que provocará una casta de ciudadanos sin formación y por lo tanto menos productivos, en términos absolutos perderemos competitividad y productividad. Para la sanidad ocurre un poco lo mismo, si no se asegura el acceso a la sanidad el trabajador que enferme estará más días de baja (no podrá permitirse tratamientos adecuados ya que no podrá acceder a los hospitales por su elevada tarifa, quién diga que será más barato se equivoca y prueba de ello es la sanidad norteamericana). No solo estará más días de baja, también estará en peores condiciones físicas cuando vuelva al trabajo y por lo tanto será menos productivo.

¿Es este el mundo que deseamos? Incluso un servidor ha basado sus argumentos en términos económicos y no sociales. A lo mejor así empiezan a entender algo..la privatización masiva solo beneficia a unos pocos (los más ricos) y perjudica a unos muchos.

Digamos NO a las privatizaciones.

No more “Cola”, please

 La ingesta diària de coca-cola fa incrementar la quantitat de glúcids simples. Aquests, com que s’absorbeixen ràpidament a la sang, provoca que el nivell de glucosa en aquest sigui molt alt de forma espontània. Quan passa, el pancreas segrega insulina per disminuir el nivell de glucosa, acumulant-la a teixits com el fetge, teixits adiposos (griex),…

Si aquest fet es fa de forma constant molt diàriament com a ingesta de cocacola, el pancreas es cansa de produir més insulina o hi hagi tanta glucosa acumulada als teixits que no es pugui acumular més. És el començament d’una diabetis de tipus 2. aquesta pot provocar morts subtades si no es segueixen uns tractaments preventius, com ara una nutrició adequada i no ingerir begudes molt ensucrades com la cola de forma freqüent.

Recomanar a tots aquells que en bebeu de forma constant disminuir la seva ingesta!

Eduard Garcia,  A.E.S.A.

Analizando la libertad de prensa y alguna cuestión más

Reporteros sin fronteras es una ONG francesa que elabora anualmente informes sobre el estado de la libertad de prensa. Clicando aquí tendréis el enlace al informe correspondiente al año 2009, y aquí la clasificación del año 2010.

Con sus luces y sus sombras el informe suele ser bastante ilustrativo del estado de la libertad de prensa en los diferentes estados. Así, por ejemplo, en el año 2010 Estados Unidos escaló posiciones hasta llegar al puesto 20 del ránking mundial(territorio estadounidense) y llegó hasta el puesto 99 en zonas extraterritoriales. En el año 2006 estaba en el puesto 53 en relación a su propio territorio y en el puesto 119 en relación a zonas extraterritoriales, por detrás de Venezuela (posición 115). España también escala posiciones, ¡ya estamos en el puesto 39! Supongo que el tratamiento de las filtraciones de Wikileaks no tendrá incidencia…

Es importante señalar que en una democracia el contacto entre representantes y representados, que vista la baja militancia en los partidos ejerce principalmente la prensa, es un punto clave a la hora de medir la “pureza” democrática existente. Evidentemente sin información de lo que ocurre en tu propio país o en el exterior o las políticas que están implementando tus representantes (recordemos que tu eres potencialmente gobernante en una democracia, al menos esa es la teoría) no puedes analizar la actuación de tu gobierno y por lo tanto no podrás evaluarla de forma correcta y justa (te podrán además manipular facilmente, ya que no dispondrás de información para poder contrargumentar o dudar de las declaraciones) . Si te esconden información suele ser además porque algo de dudosa finalidad han realizado. Para una democracia sana el máximo, siguiendo con el índice presentado, tendría que ser de 2 (0 es la nota máxima). Estamos en 12.25.

La ley patriótica estadounidense (te pueden arrestar, investigar y tal sin autorización judicial), algunas áreas militares secretas de las que no sabemos nada (la famosa Área51, las de Albecete o Zaragoza en España), la ley Sinde que se aprobó el pasado 2 de febrero, el observar que delincuentes que deberían estar siendo juzgados por sus estafas pueden llegar a los gabinetes del gobierno americano, el colocar más cámaras de seguridad en todas las calles siguen siendo sumas y sigues a la mentira de que esto es una democracia. No acabaremos nunca de señalar los déficits democráticos existentes en el mundo occidental.

En Cataluña tenemos un conseller d’interior que ya ha declarado: “tolerancia cero con los okupas” y ha suprimido el código ético de los mossos. Sin comentarios.

Estamos en una época donde nos recortan derechos (civiles, laborales, sociales) y seguimos presumiendo y dando lecciones de democracia. Nos dijeron que el capitalismo salvaje siempre aporta crecimiento, bien, será crecimiento para los de siempre porque  ahora los jóvenes tenemos menos poder adquisitivo que nuestros padres a nuestra misma edad, menos derechos y el deber de trabajar más horas. Tanto progreso y avance científico para trabajar más horas y tener menos bienestar ( la calidad de vida ha bajado en los últimos 10 años)

El problema de todos los ajustes que estamos sufriendo (aunque no el único) es la falta de dignididad que estamos demostrando, ¿que pensarán nuestros hijos? ¿Qué reconocimiento nos darán?  Estamos en un momento crítico de la historia y no estamos respondiendo ante él, aquí no se regala nada y es hora de que nos levantemos, que luchemos por nuestros derechos y por nuestros sucesores.. vaya mundo les estamos dejando.

P

Imbecilizar a las masas

CNN+ fue suplido por un canal de 24 horas de Gran Hermano el pasado mes de enero de 2011. Es un suma y sigue en el largo y tendido camino de intentar idiotizar al pueblo.

Es una historia que se remonta a los mismos orígenes de la humanidad, alguien se dio cuenta que no sólo bastaba con poseer el poder económico, había que añadirle la posesión del conocimiento. No es de extrañar que el comportamiento de las élites haya sido siempre distante del comportamiento del pueblo. Han sido (y siguen siendo parcialmente) guardianes del saber, como además suelen tener tiempo libre (ya que sus medios lo permiten) fácilmente se dedicarán a los asuntos intelectuales. Desde pequeños tienen las mejores educaciones y pueden dedicar gran tiempo a instruirse. Tenemos que recordar que la mayoría de intelectuales y filosófos y revolucionarios (ya sean los Karl Marx, Bakunin, Kropotkin, El Che, Bertrand Russell, Lenin, Gandhi y un sinfín más) eran de clases media-altas, aristocráticas o burguesas. De las élites. Son lo que Lenin denominaba la vanguardia revolucionaria, los desclasados. Y en efecto, esas mismas élites capaces de forjar los mejores pensadores, los líderes de las diferentes revoluciones, son las que intentan mantener en un letargio al pueblo. Que tengan esos pequeños “bastardos”  no les resta poder en su capacidad de erigirse como líderes de la opinión pública y en su capacidad de manipular y entrener al pueblo con idioteces.

La religión fue un primer gran triunfo de este sistema en el que con promesas de futuros paraísos y explicaciones infantiloides y metafísicas del mundo se mantuvo apartado al pueblo de la razón y de la ciencia. Fue un gran triunfo porque no alcanzo a recordar la época en la que la humanidad vivió sin ella. Cierto es que se unían dos necesidades; la de explicar un mundo incompresible y la de mantener en la ignorancia y en la ausencia de espíritu crítico al pueblo (puede que también esté la necesidad de tener una guía de la vida). La segunda faceta siempre es prioritaria, pues con la religión y la fe se desincentiva a la investigación y al análisis ciéntifico de los fenómenos, tanto naturales como sociales. No es casualidad que uno de los templos del saber, como fue la biblioteca de Alejandría, fuese quemado por religiosos (por el propio pueblo, promovido por las élites, cuando el saber sólo puede ser un beneficio social y colectivo).

Por extraños acontecimientos la religión fue perdiendo fuerza, el pueblo drogado (como diría Marx) por ella va progresivamente desintoxicándose, se empieza a vislumbrar la estrecha relación entre religión y poderosos (Estado , aristocracia). La identificación de los dos pone en entredicho las instituciones religiosas. Hay que buscar otra “droga”.

Aparece, casualmente, con la pérdida de fuerza de la religión, los nacionalismos. Otro tipo de fe en otro ente abstracto: ” la nación”. Tampoco se sabe muy bien que es, no hay ninguna teoría sobre la nación. Pero es eficaz. Mientras el pueblo se concentre en luchar por su nación ( todos sabemos que el concepto nación nace de la burguesía) se olvidará de la estupidez esa de la solidaridad de clase o del internacionalismo. Un obrero español tiene más cosas en común con un obrero checo que no con un burgués español. Da igual, luchará fervierte y valientemente por su nación.

Otro problema nace, la gente puede empezar a perder la fe en la nación, o lo que es  aún peor , puede utilizar la nación como extraño mecanismo de síntesis entre marxismo y nacionalismo. Vamos a ir a por otros mecanismos que sean más eficaces, además en un mundo global ( que nosotros hemos impulsado) no nos interesa tanto un nacionalismo extremo.

La televisión y construir una sociedad consumista. ¡¡¡¡BINGOO!!! El pueblo se entretiene con las estupideces de objetos que fabricamos en masa para el mantenimiento del sistema y de mi riqueza y además ya se da por satisfecho, ¡¡se siente realizado!! Hemos matado dos pájaros de un tiro. Uy, no, nos falta acabar de encerrar su mente por completo: he aquí la televisión, como la financiaremos nosotros (los que hemos producido esos objetos inútiles) no sólo les mantendremos entretenidos sino que además tendremos toda la propaganda del dogma. El pensamiento único prevalecerá. ¿Qué existen programas que pueden incentivar la reflexión y tal? Lo sustituimos por uno estúpido pero entretenido, que recuerde al mismo tiempo la miseria de las vidas mundanas (leer aquí las 10 estrategias de la manipulación de Noam Chomsky). También podríamos hablar del fútbol.

Prensa amarilla y mass media controlados, ya que los financiamos los mismos, y todo lo envolvemos para enchufárselo a los ignorantes del populacho.

Por cierto, cuidado con la educación pública que es peligrosa ya que puede animar a la gente a pensar críticamente. Tranquilos no nos preocupemos, la educación estará destinada a crear personas eficientes en su trabajo sin más, para que sean productivas. Lo justo para que puedan desempeñar tareas que exigan cierta formación pero sin exagerar en el fomento de la reflexión sana.

El camino para reestructurar el sistema será complicado..os animamos a todos a trabajar en ello.

¡PIENSA Y ACTÚA!

En la época que nos encontramos, de crisis económica, de falta de empleo, de falta de esperanza por culpa de una clase dominante que sigue las instrucciones que le da el mercado y carga todas las consecuencias a los ciudadanos (ya sea a base de recortes sociales, tales como el de las pensiones, o bien ya sea por la reducción del gasto público en sectores que necesitan en este momento fondos públicos) algunos, unos pocos, siguen enriqueciéndose a costa del sufrimiento de la mayoría. Sí, me refiero  al gasto innecesario que el gobierno mantiene en este momento de escasez. Quiero hablar de los presupuestos generales del estado destinados a Defensa. Actualmente, en los presupuestos del 2011, se destina más de 1230 millones de euros para “Administración y Servicios Generales de Defensa” ,un gasto abusivo. Decir que desde que ha empezado la crisis en 2008 está cifra, solo ha bajado 20 millones de euros. ¿Tan importante es mantener nuestras fuerzas armadas? ¿No sería más interesante destinar gran parte de estos fondos en el Fomento de la inserción y estabilidad laboral? Decir por otro lado que el gasto destinado a la casa real ha aumentado desde 2006, hasta llegar a la escalofriante cifra de 8.434,28 (miles de euros), más de ocho millones de euros para mantener una familia que hace mucho por nuestro país, sin dudarlo…

¡Basta ya de malgastar el dinero!, ¡basta ya de favorecer a los que tienen más! El problema, no son ellos, que se aprovechan, sino nosotros que nos dejamos hacer…

Carlos Herrero (AESA)

El despilfarro de las guerras y la interiorización de la esclavitud

     Fue entre 1933 y 1936 que Bertrand Russell escribió unos cuantos ensayos recopilados en una obra denominada Elogio de la ociosidad. Entre sus revolucionarias ideas se encontraban las de reducir la jornada laboral a 20 horas semanales ( en España, casi 80 años después estamos por encima de las 40), establecer escuelas de infancia para los niños de entre 0-3 años ( este objetivo más o menos se ha cumplido) o el de establecer éticas basadas en la razón y no en la fe. Importante también fue la burla a la creencia del ” trabajo es una virtud”.

Es hora de recordar ciertos puntos, argumentos, que se han perdido para siempre de ese interesante trabajo. Decía Russell que la experiencia de la guerra y de la movilización de la economía de guerra era una de las pruebas de que los hombres trabajan en exceso en sus jornadas laborales. Pues durante la guerra aproximadamente ( durante la Gran Guerra) la mitad de la economía estaba dirigida a tareas improductivas.  La mitad de la población activa  ( más de la mitad) se concentró sólo en la guerra, soldados, propagandistas de la guerra, los obreros de las industrias armamentísticas etc.. Es decir, no producían ni bienes de consumo para la población ni se concentraban en el bienestar general. Tampoco estaban concentrados en la producción de víveres. Durante aproximadamente 6 años, y después en los años 30 aproximadamente 10 años, los hombres y mujeres de Europa seguían sobreviviendo ( disponían de comida, ropa y ciertos bienes de primera necesidad) aún cuando más de la mitad de la población activa desempeñaba tareas destinadas a la aniquilación del resto de los países, tareas lejos de garantizar el bienestar general. Cierto es que no tenían tantos bienes y servicios de consumo como en otras épocas, pero recordemos que la mayor parte del PIB estaba destinad0 a la guerra.

Russell señala acertadamente  ” A pesar de ello ( de la movilización económica de la guerra) el nivel general de bienestar físico entre los asalariados no especializados de las naciones aliadas fue más alto que antes y que después. La significación de este hecho fue encubierta por las finanzas: los préstamos hacían aparecer las cosas como si el futuro estuviera alimentando al presente. Pero esto, desde luego, hubiese sido imposible; un hombre no puede comerse una rebanada de pan que todavía no existe”.

Aún hoy en día en el estado español 7 mil millones de euros de los presupuestos generales se destinan a gastos militares, en EEUU la cifra es de 500 000 millones. Establecer un mundo sin guerras ( sin guerras de los ricos dónde los pobres ponen la sangre) es un camino para recuperar tal despilfarro de dinero ( eso si que es tirar dinero y no las prestaciones sociales).

Es sólo un pequeño apunte histórico que demuestra que una sociedad aún cuando su economía no está a su servicio es capaz de mantenerse en vida. Otro dato, mucho más actual, es la cantidad de movilización de recursos que se destinan a la publicidad, es decir, a otra tarea que en sí no es nada productiva.  No se crea absolutamente nada con la publicidad, está hecha para engañar mediante distintos mecanismos al consumidor, para luchar contra tu competidor de forma desleal ( generalmente la propaganda es engañosa, no explica las características del producto en cuestión).  Es interesante el pararse a pensar la cantidad de dinero que mueve la publicidad y la cantidad de trabajadores que moviliza para nada, para crear ilusiones, ficciones.

En la sociedad actual, gracias a la gran producitividad de las máquinas, podría haber pleno empleo y los mismos salarios con jornadas laborales de 4 horas diarias. Pero existe una moral de estado esclavista, se nos dice desde las clases pudientes ( y ya ha calado en toda la sociedad) que el trabajo es una virtud,” el trabajo es un deber, y un hombre no debe recibir salarios proporcionados a lo que ha producido, sino proporcionados a su virtud, demostrada por su laboriosidad”.  La idea de que el pobre, el trabajador, deba disponer de tiempo libre siempre ha sido escandalosa para los ricos. Ya en la Inglaterra del siglo XIX cuando la jornada laboral era de 15 horas y se luchaba para rebajar tal exceso, desde las clases altas  se afirmaba que ” el trabajo aleja al hombre de la bebida y a los niños del mal”.  Una duquesa inglesa a  principios de siglo XX ante la implantación por ley de las fiestas públicas declaró: ” ¿ Para que quieren las fiestas los pobres? Deberían trabajar”.  Ese sentimiento persiste 100 años después. No lo van a declarar públicamente, pero después de miles de años disfrutando del trabajo del resto ( y ellos sí, teniendo tiempo para el ocio y el goce de sus bienes y de sus seres queridos o amistades) no van a permitir que los trabajadores reivindiquemos 4 horas de trabajo al día para tener tiempo para el ocio. Nos volverían con las mismas, es insostenible, económicamente inviable, haríamos el mal, nos drogaríamos..

El sistema está montado así, los sumisos de abajo aceptamos los mandatos de las élites. Nos da miedo reivindicar nuestros derechos ( como el derecho al ocio). Se puede hacer una división científica y una organización determinada del trabajo para tener jornadas laborales de 4 horas diarias. Me imagino que escándolo provocaría luchar por este derecho. Yo pensaba que los avances técnicos estaban destinados al bienestar de la humanidad y a ir liberándonos progresivamente de la dura carga del trabajo. Existe un prejuicio a pensar que no sabríamos aprovechar el tiempo libre que nos proporcionaría tal jornada laboral . Se podría dedicar al arte, a la cultura, a desempeñar distracciones activas ( como practicar deporte) y pasivas ( mirar la televisión o como otros practican deporte).  Da igual, somos seres humanos, disponemos de avances tecnológicos que nos permiten rebajar la jornada laboral ( que al mismo tiempo permitiría que todos dispusiéramos de empleo), pero hay gente arriba a la que esto no  gusta nada, ya que evidentemente perderían muchos de sus privilegios, sobretodo los económicos.

Seguimos teniendo conciencia de esclavos, de que el trabajo es un fin en sí mismo, de lo bueno que es. El trabajo es un medio para nuestro bienestar, y eso nunca lo hemos interiorizado.