Facebook y sus fantasmas

Ante el fenómeno de las redes sociales y el buen uso que se está haciendo de ellas para coordinar y organizar movilizaciones ciudadanas es importante recordar algunos de sus aspectos oscuros.

 

El otro día cambié por primera vez mi nombre en la famosa red social “Facebook” y me salió un curioso mensaje: “Advertencia: los cambios de nombre están limitados. Por favor, utiliza tu nombre verdadero o se te podría denegar la posibilidad de hacer más cambios en un futuro.” Sorprendido ante tal formalidad empecé a cuestionarme qué había verdaderamente detrás de la red social.

Por impulso (y por inconsciencia) sueles poner tu verdadero nombre al registrarte en Facebook, gran error. Algunos podrían argumentar que el sentido social que atribuimos a Facebook (como si verdaderamente fuese un reflejo de la vida real cotidiana transpuesta al mundo virtual) obliga al mismo a exigirte nombres reales para que no te hagas pasar por otra persona y por lo tanto manipules así su verdadera esencia o vida privada. Es un argumento muy flojo, ya que originariamente en la red social sólo tendrías que tener a tus amigos o personas que conozcas, lo que excluiría la capacidad de que pudieses engañarles haciéndote pasar por otra persona (pues, en efecto, a un amigo no le puedes engañar, a la que te hable de alguna cuestión o vivencia que tengáis en común y que solamente vosotros conozcáis se descubriría ante él el fraude y ese mismo amigo denunciaría al conjunto de la red la suplantación de identidad realizada por ese infractor).

Por otro lado, que yo sepa, tu perfil en Facebook no tiene capacidad de actuación jurídica. Es decir, no puedes realizar trámites legales a través de tu identidad en Facebook. Por lo tanto yo pienso, ¿por qué esa exigencia de tener que poner mi nombre real en una red virtual en la cuál no hay personalidad jurídica (el perfil en sí)? ¿Ante quién me estoy identificando? Yo entiendo perfectamente que si quieres realizar un trámite legal a través de INTERNET (que no una red social) tengas que ofrecer datos reales (ya sea ante una empresa que exista legalmente o ante la administración pública o ante un banco que también tenga personalidad jurídica propia). Pero es diferente, ya que allí no utilizas un perfil a modo de intermediario y además sabes ante quién estás respondiendo (y tienes seguridad jurídica mínimamente garantizada).

Quise saber quién quería identificarme y ante quién me estaba identificando, así que me puse a investigar qué empresas invierten en Facebook o que personalidades. Y vaya sorpresa me he llevado, pobre inocente de mi. Encontré que James Breyer, una persona que pertenece a Accel Partners, es presidente de Accel Management Company, fundador deCEO of Breyer Capital y expresidente de la National Venture Capital Association (es de Wikipedia el enlace y la poca información que hay al respecto es ilustrativa de la falta de transparencia), esta asociación fue también  presidida por Gilman Louie (miembro de In-Q-tel , que es el ala principal de investigación de la CIA en las nuevas tecnologías), era uno de los fundadores junto con Mark Zuckerberg, así como Peter Thiel y el propio Bill Gates de Facebook (fueron los que lo concibieron, los que les dieron alas al invertir en Facebook). Nos hemos quedado solo con la “simpática” e inocente cara de Mark (que fue el que propiamente lo fundó, pero los citados anteriormente son sus primeros inversores y siguen inviertiendo en Facebook así como participando en su Consejo de Administración). Lo curioso de toda esta nube de personas y nombres es el preocupante hecho de que están directa o indirectamente relacionados con empresas y organizaciones que a su vez están directamente relacionadas con la CIA.

Es una especie de telaraña donde nos vemos todos relacionados y cuya cumbre es la CIA. Actualmente intentan defender la privacidad de Facebook, que ya ha sido “víctima” de numerosas denuncias por el tráfico de información que realiza, ya que mucho queda en el dominio público. Tenemos el Derecho de nuestro lado, pero se lo saltan constantemente.

De igual manera, la política está muy presente en nuestra famosa red social. Así, con múltiples excusas, se cierran ciertas páginas de Facebook de dudoso carácter reivindicativo así como perfiles determinados. Y al mismo tiempo se lanzan campañas como la de Barack Obama que sirven de referencia para los estudios y comportamientos electorales. Tampoco descubro nada nuevo al decir que cantidad de empresas (Adidas, Nike, Burguer King, Coca-Cola..) están presentes (e invierten) en Facebook, realizando al mismo tiempo tareas de marketing y establecimiento de perfiles de sus consumidores.

Además de todo lo mencionado, el borrar tu perfil de Facebook es empresa complicada y no sirve de nada ya que todo lo publicado se queda grabado para siempre en el portal. Te han negado así el derecho al olvido (te podrán condenar siempre por lo que pensabas o hiciste tiempo atrás, necesitas tener el derecho al olvido y a la rectificación, la evolución es algo positivo del ser humano), siendo potencialmente estigmatizado por el pasado.

La información depositada en la red social que te obliga a tener un nombre verdadero (para relacionar el yo de la vida real con el yo de la vida virtual) es el peligro potencial. No sabemos con exactitud el alcance del mismo, pero potencialmente estamos vendiendo nuestra vida privada a empresas y agencias de inteligencia. Esperemos(y no quiero ser alarmista) que nunca ocurra algo parecido (y que no haya ocurrido ya). Es importante la actuación del poder judicial en este ámbito.

Lejos ha quedado este pequeño artículo de análisis más sociológicos, que pudiesen estudiar el alcance verdadero del cambio de las relaciones sociales consecuencia de esta nueva forma de interactuar, pero me parecía importante señalar ese aspecto de la red social Facebook. Más adelante nos detendremos en el punto sociológico y psicológico.

Existen puntos muy positivos en Facebook pero hay que tener en cuenta la otra cara de la realidad. Ahora al menos sé ante quién me he identificado y ante quién tenía que responder y no ha sido demasiado alentador..

Algunos recortes de prensa en relación a la política de privacidad de Facebook:

-Campaña contra la política de privacidad de Facebook

-Aplicaciones que transmitieron información de usuarios

Facebook ¿es de la CIA?

Una noticia del día 15-02-2011 : Una dirección IP no identifica a un ciudadano, en efecto, el Derecho está de nuestro lado y un juez británico ya ha sentenciado que una IP no puede servir para identificarte (¡imagínate un perfil de una red social!)

PD: La CIA no es tan eficaz como se pretende ni nunca podrá abarcar todo el control, este artículo es simplemente una potencialidad de peligro de la red social. Animamos a utilizarla con sensatez y en la línea de los últimos meses (utilizando las herramientas del sistema contra el sistema).

Alejandro Pérez A.E.S.A.

El despilfarro de las guerras y la interiorización de la esclavitud

     Fue entre 1933 y 1936 que Bertrand Russell escribió unos cuantos ensayos recopilados en una obra denominada Elogio de la ociosidad. Entre sus revolucionarias ideas se encontraban las de reducir la jornada laboral a 20 horas semanales ( en España, casi 80 años después estamos por encima de las 40), establecer escuelas de infancia para los niños de entre 0-3 años ( este objetivo más o menos se ha cumplido) o el de establecer éticas basadas en la razón y no en la fe. Importante también fue la burla a la creencia del ” trabajo es una virtud”.

Es hora de recordar ciertos puntos, argumentos, que se han perdido para siempre de ese interesante trabajo. Decía Russell que la experiencia de la guerra y de la movilización de la economía de guerra era una de las pruebas de que los hombres trabajan en exceso en sus jornadas laborales. Pues durante la guerra aproximadamente ( durante la Gran Guerra) la mitad de la economía estaba dirigida a tareas improductivas.  La mitad de la población activa  ( más de la mitad) se concentró sólo en la guerra, soldados, propagandistas de la guerra, los obreros de las industrias armamentísticas etc.. Es decir, no producían ni bienes de consumo para la población ni se concentraban en el bienestar general. Tampoco estaban concentrados en la producción de víveres. Durante aproximadamente 6 años, y después en los años 30 aproximadamente 10 años, los hombres y mujeres de Europa seguían sobreviviendo ( disponían de comida, ropa y ciertos bienes de primera necesidad) aún cuando más de la mitad de la población activa desempeñaba tareas destinadas a la aniquilación del resto de los países, tareas lejos de garantizar el bienestar general. Cierto es que no tenían tantos bienes y servicios de consumo como en otras épocas, pero recordemos que la mayor parte del PIB estaba destinad0 a la guerra.

Russell señala acertadamente  ” A pesar de ello ( de la movilización económica de la guerra) el nivel general de bienestar físico entre los asalariados no especializados de las naciones aliadas fue más alto que antes y que después. La significación de este hecho fue encubierta por las finanzas: los préstamos hacían aparecer las cosas como si el futuro estuviera alimentando al presente. Pero esto, desde luego, hubiese sido imposible; un hombre no puede comerse una rebanada de pan que todavía no existe”.

Aún hoy en día en el estado español 7 mil millones de euros de los presupuestos generales se destinan a gastos militares, en EEUU la cifra es de 500 000 millones. Establecer un mundo sin guerras ( sin guerras de los ricos dónde los pobres ponen la sangre) es un camino para recuperar tal despilfarro de dinero ( eso si que es tirar dinero y no las prestaciones sociales).

Es sólo un pequeño apunte histórico que demuestra que una sociedad aún cuando su economía no está a su servicio es capaz de mantenerse en vida. Otro dato, mucho más actual, es la cantidad de movilización de recursos que se destinan a la publicidad, es decir, a otra tarea que en sí no es nada productiva.  No se crea absolutamente nada con la publicidad, está hecha para engañar mediante distintos mecanismos al consumidor, para luchar contra tu competidor de forma desleal ( generalmente la propaganda es engañosa, no explica las características del producto en cuestión).  Es interesante el pararse a pensar la cantidad de dinero que mueve la publicidad y la cantidad de trabajadores que moviliza para nada, para crear ilusiones, ficciones.

En la sociedad actual, gracias a la gran producitividad de las máquinas, podría haber pleno empleo y los mismos salarios con jornadas laborales de 4 horas diarias. Pero existe una moral de estado esclavista, se nos dice desde las clases pudientes ( y ya ha calado en toda la sociedad) que el trabajo es una virtud,” el trabajo es un deber, y un hombre no debe recibir salarios proporcionados a lo que ha producido, sino proporcionados a su virtud, demostrada por su laboriosidad”.  La idea de que el pobre, el trabajador, deba disponer de tiempo libre siempre ha sido escandalosa para los ricos. Ya en la Inglaterra del siglo XIX cuando la jornada laboral era de 15 horas y se luchaba para rebajar tal exceso, desde las clases altas  se afirmaba que ” el trabajo aleja al hombre de la bebida y a los niños del mal”.  Una duquesa inglesa a  principios de siglo XX ante la implantación por ley de las fiestas públicas declaró: ” ¿ Para que quieren las fiestas los pobres? Deberían trabajar”.  Ese sentimiento persiste 100 años después. No lo van a declarar públicamente, pero después de miles de años disfrutando del trabajo del resto ( y ellos sí, teniendo tiempo para el ocio y el goce de sus bienes y de sus seres queridos o amistades) no van a permitir que los trabajadores reivindiquemos 4 horas de trabajo al día para tener tiempo para el ocio. Nos volverían con las mismas, es insostenible, económicamente inviable, haríamos el mal, nos drogaríamos..

El sistema está montado así, los sumisos de abajo aceptamos los mandatos de las élites. Nos da miedo reivindicar nuestros derechos ( como el derecho al ocio). Se puede hacer una división científica y una organización determinada del trabajo para tener jornadas laborales de 4 horas diarias. Me imagino que escándolo provocaría luchar por este derecho. Yo pensaba que los avances técnicos estaban destinados al bienestar de la humanidad y a ir liberándonos progresivamente de la dura carga del trabajo. Existe un prejuicio a pensar que no sabríamos aprovechar el tiempo libre que nos proporcionaría tal jornada laboral . Se podría dedicar al arte, a la cultura, a desempeñar distracciones activas ( como practicar deporte) y pasivas ( mirar la televisión o como otros practican deporte).  Da igual, somos seres humanos, disponemos de avances tecnológicos que nos permiten rebajar la jornada laboral ( que al mismo tiempo permitiría que todos dispusiéramos de empleo), pero hay gente arriba a la que esto no  gusta nada, ya que evidentemente perderían muchos de sus privilegios, sobretodo los económicos.

Seguimos teniendo conciencia de esclavos, de que el trabajo es un fin en sí mismo, de lo bueno que es. El trabajo es un medio para nuestro bienestar, y eso nunca lo hemos interiorizado.

La emergencia de los límites

Aquest es un extracte d’un llibre molt recomanable per a tothom, on defensa el moviment ecològic com a forma per afrontar els mals creats per la nostra forma de organitzar-nos.

El tros en si, no només parla dels límits naturals, sinó dels límits que l’home té per a expressar mitjançant un codi les idees, un factor a tenir en compte també en l’ecologisme.

Aquí us el deixo:

La emergencia de los límites 

La emergencia de los límites del planeta es, hoy en dia, el factor de transformación más poderoso y profundo. Para percibirlo, es necesario no considerar únicamente lo que en general hace referencia al “problema ambiental”. De hecho, la atención explícita del tema ambiental es relatica a factores contingentes, al espacio que le dedican los medios de comunicación (es decir, el hecho que comporte la aparición de un nuevo problema o que haya ocurrido una grave catástrofe). Y a la competición entre esta temática y otras temáticas en las preocupaciones de la opinio pública (por lo cual, si hay una crisis económica o política no se habla de medio ambiente debido a que hay temas que parecen de mayor actualidad). Pero el tema existe y crece incluso aunque no figure en el orden del día; y existe tanto porque la degradación ambiental continua, apesar de que no se hable, como porque la emergencia de los límites se puede presentar bajo otras formas: la saturación de los mercados (límites de la demanda), la desocupación (límites de los recursos), la emigración y los problemas raciales que lse les derivan (límites demográficos), la dificultad paraimaginar el futuro (ya que la interiorrización del concepto límite impide pensar el futuro de la manera más simple, es decir, como una continuación del pasado, como la reproducción de un model de desarrollo basado en el crecimiento de los consumos materiales).

 Pero eso no es todo. Hoy comprovamos que la emergencia de los límites del ambiente físico, la biosfera, no se integra con la emergencia de los límites semiofera, es decir con el ambiente inmaterial en el que viven las ideas y se producen los significados. Es decir, comprovamos que la cantidad de señales que se emiten, una vez superado cierto nivel, choca con nuestros límites de recepción y descodificación y provoca fenómenos de saturación y de contaminación semiótica.

 El tema de los límites no puede ser, por lo tanto, reducido a una “cuestion ambiental”, tal y como se ha tratado en los últimos años (es decir, como un conjunto de problemas a los que se intenta poner remedio en la medida que aparecen). Cuando se cuestiona todo el sistema cultural y operativo de la sociedad industrial ha practicado hasta la fecha, el tema de los límites se plantea como un gran interrogante sobre el significado de la palabra “desarrollo” y, de una manera específica, sobre qué forma de desarrollo no perjudica las posibilidades de vivir generaciones futuras y si es posible de vivir las generaciones futuras y si es posible para vivir en nuestro planeta. En esta acepción el tema de los limites se relaciona con el desarrollo sostenible.

 Gracias al hecho de que el debate sobre este tema aún no esta totalmente abierto, la introducción del concepto de desarrollo sostenible ya ha proporcionado a un resultado notable: la certeza de que de todas las formas de desarrollo que se puedan imaginar, la única que ciertamente no puede volverse a proponer es la que hasta ahora han llevado a cabo los países más industrializados ( y que hata hoy en día, explicita o implícitamente, ha constituido el model de referencia para los no industrializados).

 Font: Ezio Manzini y Jordi Bigues, Ecologia y democracia

 Eduard Garcia Balagué, A.E.S.A.

 

La reforma de las pensiones

El gobierno socialista  intentará aprobar en las próximas semanas la reforma de las pensiones, reforma que pretende atrasar la edad de jubilación de los 65 a los 67 años y subir el tiempo de cotización de los 15 a los 20 años ( sabiendo que es al final de tu vida cuando más se cobra se deduce que las pensiones serán más bajas). Esta reforma parece inspirada completamente por las falacias que se nos presentan en el manifiesto de los 100 economistas. En efecto, en este manifiesto se nos habla de que el sistema de pensiones existente en los diferentes países europeos será insostenible dentro de 50 años. Su único argumento para justificar este hecho es el cambio demográfico que se va a producir ( en efecto, existe un pequeño desequilibrio generacional, hay menos jóvenes que adultos debido a la baja natalidad). Parece mentira que estas personas se hagan llamar economistas.

Vamos a ir por partes. empezaremos a hacer comparativas: en España actualmente un 9% del PIB está destinado a las pensiones, bien. Hace 50 años esa cifra era del 3%, es decir, en 50 años se han triplicado los recursos enviados para las pensiones y no ha habido ningún ningún problema de insostenibilidad. Imagínense que 50 años atrás alguien dijera que  las pensiones triplicarían en el espacio de 50 años y que por lo tanto había que empezar a limitar todo lo referente a las pensiones ( bajarlas o hacerlas completamente por capitalización). Como ocurre ahora alomejor muchas personas le hubiesen creido y hubiesemos así dado un paso atrás. De aquí a 50 años los economistas han predecido que para las pensiones se destinará un 15% del PIB, lo que es, según ellos, completamente insostenible. Volvemos a estar en la misma hipotética situación, los economistas neoliberales suelen ser un poco corto de miras. Para justificar la ineficacia del sector público y poner en un pedestal al sistema privado tienen que tirar de falacias. Pues, lo que siempre olvidan, esque dentro de 50 años el PIB habrá aumentado de forma considerable ( en efecto, ni siquiera en los países comunistas el PIB decrecía de forma continuada), estamos en un sistema en el cual el PIB en una media a largo plazo siempre crece ( y si no es así habría un problema más grave, pues sería el fracaso del sistema capitalista).

De lo anterior deducimos que el PIB será más grande, que la “tarta” a repartir será más grande y por lo tanto probablemente existan esos recursos necesarios para mantener el sistema de pensiones público.

Algunos me dirían ahora: si, alomejor es verdad que el PIB será más grande, pero habrá menos personas en edad de trabajar y muchos pensionistas. Es correcto, pero al mismo tiempo que sube el PIB también sube la productividad del trabajor a largo plazo, es una constante. Si no fuese así tendríamos otro problema mucho más grave una vez más. Hace 50 años el 15% de la P.A. se dedicaba a la agricultura, ahora esa cifra es dle 2%, y no por ello ha bajado la producción en nuestra agricultura ( es más, ha aumentado). Con el transcurso del tiempo los trabajadores se vuelven más productivos, el sistema capitalista gracias a muchas de sus características permite e incentiva la innovación y la invención. Por lo tanto, yo no sé porque nos estamos preocupando tanto con la supuesta insostenibilidad de las pensiones, dónde no llegue la seguridad social llegará la riqueza del país. Además, si sólo se arreglara el problema del fraude fiscal en España ( que se calcula en 80 mil millones de euros) se podría aumentar un 80% las pensiones.

Y para acabar de rematar el asunto hay que mencionar que hay aproximadamente 46% de mujeres sin incorporarse al mercado laboral y 20% de parados, con sólo la incorporación de la mitad de personas de estos dos colectivos al mercado laboral ya no habría ningún problema e incluso ahora en este momento se podrían subir las pensiones.

Hemos entrado en unbucle de manipulaciones y tergiversaciones neoliberales que es para empezar a preocuparse seriamente.. Hablaré en un futuro sobre temas no ya puramente económicos, sino también político y éticos sobre las consecuencias en las ideas de toda esta propaganda neoliberal.

A.E.S.A.