Facebook y sus fantasmas

Ante el fenómeno de las redes sociales y el buen uso que se está haciendo de ellas para coordinar y organizar movilizaciones ciudadanas es importante recordar algunos de sus aspectos oscuros.

 

El otro día cambié por primera vez mi nombre en la famosa red social “Facebook” y me salió un curioso mensaje: “Advertencia: los cambios de nombre están limitados. Por favor, utiliza tu nombre verdadero o se te podría denegar la posibilidad de hacer más cambios en un futuro.” Sorprendido ante tal formalidad empecé a cuestionarme qué había verdaderamente detrás de la red social.

Por impulso (y por inconsciencia) sueles poner tu verdadero nombre al registrarte en Facebook, gran error. Algunos podrían argumentar que el sentido social que atribuimos a Facebook (como si verdaderamente fuese un reflejo de la vida real cotidiana transpuesta al mundo virtual) obliga al mismo a exigirte nombres reales para que no te hagas pasar por otra persona y por lo tanto manipules así su verdadera esencia o vida privada. Es un argumento muy flojo, ya que originariamente en la red social sólo tendrías que tener a tus amigos o personas que conozcas, lo que excluiría la capacidad de que pudieses engañarles haciéndote pasar por otra persona (pues, en efecto, a un amigo no le puedes engañar, a la que te hable de alguna cuestión o vivencia que tengáis en común y que solamente vosotros conozcáis se descubriría ante él el fraude y ese mismo amigo denunciaría al conjunto de la red la suplantación de identidad realizada por ese infractor).

Por otro lado, que yo sepa, tu perfil en Facebook no tiene capacidad de actuación jurídica. Es decir, no puedes realizar trámites legales a través de tu identidad en Facebook. Por lo tanto yo pienso, ¿por qué esa exigencia de tener que poner mi nombre real en una red virtual en la cuál no hay personalidad jurídica (el perfil en sí)? ¿Ante quién me estoy identificando? Yo entiendo perfectamente que si quieres realizar un trámite legal a través de INTERNET (que no una red social) tengas que ofrecer datos reales (ya sea ante una empresa que exista legalmente o ante la administración pública o ante un banco que también tenga personalidad jurídica propia). Pero es diferente, ya que allí no utilizas un perfil a modo de intermediario y además sabes ante quién estás respondiendo (y tienes seguridad jurídica mínimamente garantizada).

Quise saber quién quería identificarme y ante quién me estaba identificando, así que me puse a investigar qué empresas invierten en Facebook o que personalidades. Y vaya sorpresa me he llevado, pobre inocente de mi. Encontré que James Breyer, una persona que pertenece a Accel Partners, es presidente de Accel Management Company, fundador deCEO of Breyer Capital y expresidente de la National Venture Capital Association (es de Wikipedia el enlace y la poca información que hay al respecto es ilustrativa de la falta de transparencia), esta asociación fue también  presidida por Gilman Louie (miembro de In-Q-tel , que es el ala principal de investigación de la CIA en las nuevas tecnologías), era uno de los fundadores junto con Mark Zuckerberg, así como Peter Thiel y el propio Bill Gates de Facebook (fueron los que lo concibieron, los que les dieron alas al invertir en Facebook). Nos hemos quedado solo con la “simpática” e inocente cara de Mark (que fue el que propiamente lo fundó, pero los citados anteriormente son sus primeros inversores y siguen inviertiendo en Facebook así como participando en su Consejo de Administración). Lo curioso de toda esta nube de personas y nombres es el preocupante hecho de que están directa o indirectamente relacionados con empresas y organizaciones que a su vez están directamente relacionadas con la CIA.

Es una especie de telaraña donde nos vemos todos relacionados y cuya cumbre es la CIA. Actualmente intentan defender la privacidad de Facebook, que ya ha sido “víctima” de numerosas denuncias por el tráfico de información que realiza, ya que mucho queda en el dominio público. Tenemos el Derecho de nuestro lado, pero se lo saltan constantemente.

De igual manera, la política está muy presente en nuestra famosa red social. Así, con múltiples excusas, se cierran ciertas páginas de Facebook de dudoso carácter reivindicativo así como perfiles determinados. Y al mismo tiempo se lanzan campañas como la de Barack Obama que sirven de referencia para los estudios y comportamientos electorales. Tampoco descubro nada nuevo al decir que cantidad de empresas (Adidas, Nike, Burguer King, Coca-Cola..) están presentes (e invierten) en Facebook, realizando al mismo tiempo tareas de marketing y establecimiento de perfiles de sus consumidores.

Además de todo lo mencionado, el borrar tu perfil de Facebook es empresa complicada y no sirve de nada ya que todo lo publicado se queda grabado para siempre en el portal. Te han negado así el derecho al olvido (te podrán condenar siempre por lo que pensabas o hiciste tiempo atrás, necesitas tener el derecho al olvido y a la rectificación, la evolución es algo positivo del ser humano), siendo potencialmente estigmatizado por el pasado.

La información depositada en la red social que te obliga a tener un nombre verdadero (para relacionar el yo de la vida real con el yo de la vida virtual) es el peligro potencial. No sabemos con exactitud el alcance del mismo, pero potencialmente estamos vendiendo nuestra vida privada a empresas y agencias de inteligencia. Esperemos(y no quiero ser alarmista) que nunca ocurra algo parecido (y que no haya ocurrido ya). Es importante la actuación del poder judicial en este ámbito.

Lejos ha quedado este pequeño artículo de análisis más sociológicos, que pudiesen estudiar el alcance verdadero del cambio de las relaciones sociales consecuencia de esta nueva forma de interactuar, pero me parecía importante señalar ese aspecto de la red social Facebook. Más adelante nos detendremos en el punto sociológico y psicológico.

Existen puntos muy positivos en Facebook pero hay que tener en cuenta la otra cara de la realidad. Ahora al menos sé ante quién me he identificado y ante quién tenía que responder y no ha sido demasiado alentador..

Algunos recortes de prensa en relación a la política de privacidad de Facebook:

-Campaña contra la política de privacidad de Facebook

-Aplicaciones que transmitieron información de usuarios

Facebook ¿es de la CIA?

Una noticia del día 15-02-2011 : Una dirección IP no identifica a un ciudadano, en efecto, el Derecho está de nuestro lado y un juez británico ya ha sentenciado que una IP no puede servir para identificarte (¡imagínate un perfil de una red social!)

PD: La CIA no es tan eficaz como se pretende ni nunca podrá abarcar todo el control, este artículo es simplemente una potencialidad de peligro de la red social. Animamos a utilizarla con sensatez y en la línea de los últimos meses (utilizando las herramientas del sistema contra el sistema).

Alejandro Pérez A.E.S.A.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s